Home > Actualidad > Con la campaña 5 síntomas los 365 días, la Asociación Colombiana de Neurología se une al Día Mundial del ACV

Con la campaña 5 síntomas los 365 días, la Asociación Colombiana de Neurología se une al Día Mundial del ACV

PDF Imprimir
25% de los pacientes que sufren un Ataque Cerebro Vascular  fallecen durante el episodio agudo

• La Asociación Colombiana de Neurología, en alianza con la Secretaría Distrital de Salud, a través de la Dirección del Centro Regulador de Urgencias y Emergencias de Bogotá, hace un llamado en el marco del Día Mundial del ACV para identificar los síntomas de esta enfermedad que afecta anualmente a 40.000 personas en Colombia.

• Alteraciones en el lenguaje, de los campos visuales, la deglución, el movimiento del cuerpo o incluso la depresión, son algunas de las principales secuelas de un Ataque Cerebro Vascular (ACV), cuando el paciente no es tratado adecuadamente o en el tiempo indicado.

• El éxito del tratamiento y la disminución de las secuelas, dependen de que el paciente reciba atención médica durante las 4 y media horas siguientes al  inicio de los síntomas. El momento ideal de atención es en las primeras 2 horas.

Según la Asociación Colombiana de Neurología (ACN), 25 de cada 100 personas que sufren un Ataque Cerebro Vascular (ACV), mueren durante el episodio agudo. Por lo tanto, tener presente 5 síntomas los 365 días del año, resulta fundamental, para disminuir las secuelas, ya que si se actúa en el transcurso de las cuatro y media horas siguientes al evento cerebral, recibiendo una adecuada atención, el paciente podrá retomar sus actividades laborales y familiares.



La incapacidad para nombrar las cosas o describirlas, la posibilidad de cantar, pero no de hablar o viceversa, son ejemplos de alteraciones del lenguaje, producto de un ACV.  Las cuales, según el Neurólogo Germán Enrique Pérez, son de las más devastadoras: “En general, impiden o dificultan la comunicación del paciente y le restan posibilidad de reintegrarse a la sociedad y a su trabajo. Abarcan desde la incapacidad total para comunicarse, hasta diversas formas de altercación de la palabra y la expresión.”

De la misma forma, se impacta la capacidad para caminar: “En ocasiones la lesión afecta el tallo cerebral (o porciones específicas) de ambos hemisferios y el paciente pierde la movilidad en sus piernas. Dependiendo de la intensidad de la secuela, quien sufre un ACV, incluso podría no volver a caminar y requeriría por un tiempo o de manera indefinida, una silla de ruedas”, señala Pérez.

Ante este panorama, la ACN en alianza con la Secretaría Distrital de Salud, a través de la Dirección del Centro Regulador de Urgencias y Emergencias de Bogotá, refuerza su campaña educativa, la cual ha realizado por cinco años consecutivos con el fin de llamar la atención sobre los siguientes cinco síntomas de alerta:

1. Dificultad repentina para hablar o confusión
2. Debilidad o adormecimiento súbito de un lado del cuerpo
3. Dificultad repentina para caminar, mareo intenso o incoordinación
4. Pérdida de visión súbita por uno o ambos ojos
5. Dolor de cabeza intenso “el peor de su vida”

Con esta campaña se busca evitar secuelas como alteraciones en la interpretación de la temperatura (calor o frío), cambios en la personalidad, la conducta, entre otros, las cuales se producen cuando la estructura del cerebro, encargada de redireccionar las sensaciones del cuerpo, llamada tálamo, se afecta producto del ACV.




Según Germán Pérez, otra de las alteraciones que puede afectar el normal desempeño del paciente, está relacionada con la interpretación de los campos visuales. Las personas pueden ignorar parte de su entorno y chocar, al realizar una acción simple como dar una vuelta. Estas lesiones pueden llegar al extremo de acompañarse de verdaderas, construcciones del entorno, como si fueran ilusiones (o francas alucinaciones) del enfermo.

“Es muy común que durante la etapa aguda de la enfermedad el paciente tenga  alteraciones en la deglución (incapacidad total o parcial de tragar), ello facilita que parte del contenido de la cavidad oral, o los alimentos suministrados, vayan a los pulmones, ocasionando neumonías de difícil manejo que prolongan la estancia hospitalaria y aumentan el riesgo de morir”, destaca el Neurólogo Pérez.

Finalmente, un número grande de pacientes con ACV experimentan una franca depresión, en los días siguientes a la lesión, ello complica el tratamiento y la reincorporación del enfermo a su entorno familiar y social, pues priman los sentimientos de minusvalía y carga para la familia.

Por ello, la invitación desde la ACN, es para que si se sospecha que usted u otra persona, está sufriendo un ataque cerebral, lo más importante es comunicarse de inmediato con un servicio de ambulancias, a la línea de emergencias de su ciudad o acudir a una institución médica de tercer nivel para la valoración y tratamiento por parte de un especialista.

Mayores informes para prensa: Acceso Directo, consultores prensa ACN.
Teléfono: (1) 3216316 – 2174983. Jenny Bautista. Celular: 3174221148.