Home > Actualidad > Para volver realidad las proyecciones no se pueden cambiar las reglas del juego

Para volver realidad las proyecciones no se pueden cambiar las reglas del juego

PDF Imprimir

Aunque Colombia es un país con petróleo, está lejos de ser uno petrolero. En los 90 años de actividad petrolera colombiana,sólo se han descubierto 9.000 millones de barriles.


Cartagena, mayo 19 de 2011. En el marco del VII Congreso de Minería, Petróleo y Energía, el Presidente Ejecutivo de la Asociación Colombiana del Petróleo, Alejandro Martínez Villegas, alertó al Gobierno sobre los efectos que los cambios en las reglas del juego pueden producirle a la competitividad del país en términos de inversión y de cumplimiento de las proyecciones de crecimiento del sector petrolero.


 

 

 

 

 

Alejandro Martínez Villegas
/Presidente Ejecutivo de la Asociación Colombiana del Petróleo


Martínez advirtió que frente a las proyecciones estimadas, se debe tener en cuenta que esta es una industria que apenas está arrancando en el país: “el incremento en la producción se debe a inversiones cuantiosas y tecnología de punta en campos viejos y, en menor medida, por pequeños y medianos descubrimientos, pero aún no tenemos los grandes hallazgos de nuevas acumulaciones que Colombia tanto necesita”.

Es por eso que el sector petrolero recibió con preocupación los cambios introducidos en la pasada reforma tributaria, que sumados con otros gravámenes, que se incrementaron desde el 2008, hacen que actualmente la industria contribuya con: una elevada tarifa de la contraprestación por precios altos, el impuesto y la sobretasa al patrimonio, la retención en la fuente por la exportación de hidrocarburos y el IVA para bienes y servicios intermedios; junto con la eliminación del beneficio por la deducción en inversiones en activos fijos.

 “La memoria es flaca: el país ya vivió este mismo escenario”, aseguró Martínez al referirse al contexto petrolero en 1985, cuando Colombia recuperó su condición de exportador. En ese momento las proyecciones crecieron y por eso se gravaron las actividades con una serie de imposiciones, como el impuesto de guerra, de remesas y se cambiaron los contratos con el fin de aumentar la participación estatal en esa renta especulada. Esto marchitó las inversiones y a mediados de los 90 se estimó una pérdida de autoabastecimiento.

Para el Presidente del Gremio petrolero, entre 1999 y 2004 Colombia tomó la decisión de mejorar su competitividad: “si bien se modificaron los gravámenes y las cargas para atraer las inversiones,  el negocio del Gobierno sigue siendo muy bueno, no asume el riesgo exploratorio ni las pérdidas por pozos secos y recibe entre el 55% y el 80% de cada barril producido”.

Y es que estas medidas han permitido pasar de 2.800 kilómetros de sísmica corridos entre 1994 y 2003 a 16.200 el año pasado; se pasó de perforar 15 pozos exploratorios a 67 anuales en promedio, durante este mismo período y se suscribieron 45 contratos frente a los 17 que se firmaban hace 8 años. Esto ha generado un incremento en la producción la cual ya superó los 900.000 barriles diarios.

Finalmente, Martínez reitera que si la política petrolera está teniendo éxito y los resultados así lo demuestran, no es conveniente que la cambien.

Informes para prensa:  Acceso Directo – Luz Marina Gamarra - 3102711970
                                      Asociación Colombiana del Petróleo – Adriana Pedraza - 313 4474380